¿Qué son y cuando se aplican?

El Coaching es un proceso de aprendizaje orientado a transformar el comportamiento de las personas, para cambiar sus hábitos menos productivos por conductas más efectivas a fin de alcanzar sus metas personales y profesionales en un equilibrio entre su productividad y su bienestar integral.

Es un camino para fortalecer y/o mejorar los procesos de liderazgo a través de las personas clave de su organización.

Coaching personal

Este tipo de procesos se realiza generalmente con jóvenes y con adultos que desean mejorar alguna de sus áreas de vida, ofreciéndoles un acompañamiento que les facilite fortalecer o realizar los cambios deseados.

Coaching ejecutivo profesional

Se realiza principalmente con profesionales en dos modalidades: dentro de un programa de desarrollo en la organización o por cuenta propia e independientemente de ella. En ambos casos se trata de desarrollar características de su perfil de competencias o reflexionar sobre cualquier otro aspecto de su desempeño personal y/o profesional.

Coaching ejecutivo de equipos

Se efectúa dentro de la organización con directivos que buscan mejorar sus competencia, el rendimiento y el bienestar de sus equipos y de su organización.

¿Cómo trabajamos en el Coaching Ejecutivo?

En el Coaching Ejecutivo trabajamos con los líderes de las organizaciones a cualquiera de sus niveles buscando brindarles la oportunidad de desarrollar sus distintos perfiles de competencias directivas.

El Coaching ejecutivo es una oportunidad para:

  • Desarrollar el liderazgo y sus distintos procesos;
  • Fortalecer y mejorar competencias y habilidades directivas;
  • Gestionar las relaciones interpersonales;
  • Elevar y optimizar el desempeño;
  • Favorecer el trabajo efectivo de equipos;
  • Gestionar los cambios de forma efectiva;
  • Diseñar planes de vida y carrera de acuerdo a perfiles de competencias; y
  • Prepararse para responsabilizarse de nuevos proyectos y niveles de acción.

Beneficios del Coaching Ejecutivo

  • Alinea a los mandos directivos con la estrategia, la misión y objetivos de la misma,
  • Incrementa la satisfacción de los colaboradores y facilita la permanencia del talento dentro de la organización;
  • Mejora la calidad de las relaciones entre las personas de la organización;
  • Favorece la comunicación efectiva y el trabajo en equipo; y
  • Consolida la obtención de resultados en la organización