03 Sep

En esta orilla

Bienvenidos

Una parte importante de mi trabajo consiste en atender a personas que tienen dificultades en llevar con normalidad su día a día, bien por enfermedades crónicas o por ciertos acontecimientos vitales. Una de las consecuencias suele ser la obligación de convivir con unas situaciones personales que no han sido elegidas. En la mayoría de los casos, tarde o temprano se consigue replantear el propio proyecto de vida. Sin embargo, hay personas a las que les cuesta mucho y sobre estos casos me gustaría reflexionar un poco.

En las entrevistas te repiten que no son como antes, que su vida no es “como la de los demás”. En algunos casos ya en las primeras entrevistas; en muchos otros solo si hay un vínculo terapéutico, se han ido tratando otros aspectos y, sobre todo, si se está sintiendo escuchada.

Cuando es oportuno pregunto por estos “demás”, sabiendo que es un paraguas que engloba todo lo que uno cree que es el mundo y que tiene más que ver con los propios deseos de lo que tendría que ser que con lo que en realidad es –nadie conoce toda la realidad como es ni la puede conocer y menos aun obviamente si no lo ha contrastado. Me suelo preguntar a mí misma qué es lo que desea, qué soledades y anhelos están en juego que dificultan tanto pasar de orilla, venir al presente y ver la propia vida desde este presente.

Solo al indagar en los significados personales se puede uno situar en la propia realidad y se puede descubrir que no es tan amenazante en la actualidad como lo fue en un primer momento. Este es el puente que nos permite pasar de orilla y construirlo (y atreverse a cruzarlo) suele llevar tiempo.

 

related posts

LEAVE A COMMENT