23 Ene

Coaching para los nuevos propósitos

Cómo convertir las técnicas de coaching en nuestras aliadas

Como cada inicio de año, es habitual que nos marquemos ciertos propósitos. No obstante, no es menos usual observar cómo los mismos se van disolviendo poco a poco en la desgana, en el aplazamiento y el olvido, hasta que nos damos cuenta de que este año tampoco vamos a ser capaces de cumplirlos.

En ese sentido, para poder llegar al próximo 2020 con los objetivos conseguidos, y continuando con nuestro post anterior, os compartimos ciertas claves que es importante tener en cuenta.

 

¿Qué dicen las técnicas de coaching sobre nuestros propósitos?

 

Cada vez más hay evidencias en las neurociencias que existen una serie de factores determinantes para enfocar los objetivos y alcanzarlos sin frustrarnos. Podemos resumirlo en los siguientes puntos:

  • Enunciar en positivo, centrándonos en lo que queremos (‘quiero estar en forma’) y no en lo que no queremos (‘no quiero estar gordo’).
  • Establecer metas bajo control y lo más ajustadas posible. Esto quiere decir que los objetivos marcados han de depender de uno mismo y no de los demás, tratando siempre de ser concretos (‘voy a ir al gimnasio tres veces por semana’) en lugar de ambiguos (‘iré al gimnasio’). Hemos de ser exigentes y a la vez realistas, ya que solo en ese equilibrio podremos mantener la motivación a largo plazo.
  • Asumir que se necesitan recursos, ya sean externos (tiempo, dinero, red social…) o internos (disciplina, sociabilidad, …). En muchas ocasiones, sin dichos esfuerzos y sacrificios, no podremos lograr nuestros propósitos.
  • Crear un clima de cooperación entre los implicados aumenta en gran medida el éxito de los objetivos que queremos conseguir.
  • Implementar una valoración general que nos ayude a determinar si los resultados que vamos obteniendo son los que realmente deseamos, y qué debemos hacer de no ser así.

 

Psicología y Coaching PS|CO

 

Objetivos cumplidos gracias a las técnicas de coaching

Para ayudarnos a lograr todo esto podemos organizarnos mediante un sistema planificador (por ejemplo, el Bullet Journal) que nos facilite la adopción de hábitos, el establecimiento de prioridades y el planteamiento de descansos.

Así, nos será más sencillo acabar este año con nuestros objetivos conseguidos.

 

¿Por qué esperar a poner en prácticas estas recomendaciones?

 

related posts

LEAVE A COMMENT